Cinco Métodos para rezar el Santo Rosario

Segundo método - San Luis María Grignion de Montfort

Método[1] más corto para celebrar la vida, muerte y gloria de Jesús y de María con la recitación del Santo Rosario y para disminuir las distracciones de la imaginación

para ello, hay que agregar después del nombre de JESÚS de cada Avemaría una palabrita que nos traiga a la memoria el misterio que se contempla en cada decena, en la siguiente forma, por ejemplo:

MISTERIOS GOZOSOS

En la primera decena: Jesús encarnado.

En la segunda decena: Jesús santificador.

En la tercera decena: Jesús niño pobre.

En la cuarta decena: Jesús sacrificado.

En la quinta decena: Jesús santo de los santos.

Al final se dice: –Gracias de los misterios gozosos, desciende a nuestras almas y hazlas verdaderamente santas. R/. Amén.

MISTERIOS DOLOROSOS

En la primera decena: Jesús agonizante.

En la segunda decena: Jesús azotado.

En la tercera decena: Jesús coronado de espinas.

En la cuarta decena: Jesús cargado con la cruz. En la quinta decena: Jesús Crucificado.

Al final se dice: –Gracias de los misterios dolorosos, desciende a nuestras almas y hazlas verdaderamente pacientes. R/. Amén.

MISTERIOS GLORIOSOS

En la primera decena : Jesús resucitado.

En la segunda  decena: Jesús que sube al cielo.

En la tercera decena: Jesús que te envía la plenitud del Espíritu.

En la cuarta decena: Jesús que te resucita.

En la quinta decena: Jesús que te corona en el cielo.

Al final se dice: –Gracias de los misterios gloriosos, desciende a nuestras almas y hazlas eternamente bienaventuradas. R/.

Amén.

[1] Aquí está el Misionero, el hombre práctico, que ofrece estrategias para ayudar a rezar con atención ¡No las despreciemos!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.