¡Qué bien me venía a mí un aeroplano! – San Rafael Arnaiz

San Rafael Arnaiz

El otro día estaba en la capilla yo solo; había vuelto de la chocolatería, donde había estado empaquetando pastillas. Y allí en la capilla, Dios y yo, que había ido a rendirle cuentas. De rodillas, delante del Sagrario, mi alma le ofrecía a Dios mi último trabajo, las dos horas de silencio empaquetando pastillas; y de esas cosas que pasan a veces, me pasó a mí… Verás…

En un arranque de fervor, le dirigía a mi Dios la siguiente oración: ‘Señor, Vos estáis muy arriba y yo estoy aquí abajo, de donde de manera más o menos generosa quiero hacer llegar hasta Vos el humilde obsequio de un pobre trapense, que lo único que ahora os pueda dar es el trabajo de envolver unas docenas de pastillas de chocolate…, y creedme, si yo pudiera subir al cielo y entregaros mi ofrenda, y luego volver a bajar a la chocolatería de la Trapa, así lo haría…, podéis creerme’.

Y como a mí, incluso en la oración se me ocurren tonterías, pensé, cuando ya me levantaba: ‘Qué bien me venía a mí un aeroplano’. Y nada más decir esto, cuando rompe el silencio de los cielos de Castilla un potente motor de un aeroplano, que en aquellos momentos daba la casualidad que pasando volaba por encima del monasterio.

Podéis creerme, me iba a levantar y seguí de rodillas, pero ahora no le decía nada a Dios…, pensaba en el aeroplano que se me imaginaba iba por la Trapa, había cogido los chocolates de un novicio que no podía volar, y luego, dirigiendo los mandos y el timón hacia el cielo, se lo había ido a entregar a Dios… Y el Amo seguía en el Tabernáculo y su siervo de rodillas y en silencio, escuchando cómo se apagaba el ruido de un potente motor que se alejaba a toda velocidad sobre el cielo de Castilla”.

Me voy dando cuenta de que la virtud más práctica para tener paz en la vida de comunidad es la humildad. La humildad delante de Dios, nos ayuda a la confianza, pues humildad es conocimiento de sí mismo, y ¿Quién que se conozca a sí mismo, puede esperar algo de si?… Loco sería si no lo esperase todo de Dios. La humildad llena de paz nuestro trato con los hombres. Con ella no hay discusión, no hay envidia, no hay ofensa posible… ¿Quién puede ofender a la misma nada? Le pido encarecidamente a María, me enseñe en lo que Ella fue maestra… humilde ante Dios y ante los hombres. — Dios y mi Alma

SAN RAFAEL ARNAIZ

 

4 Comentarios
  1. Luis Romero Abadie Dice

    Dios escucha y está atento a nuestra humanidad. A veces creemos que humanidad es un don superior a todo, hoy no siento que sea así, la «perrunidad» y la «gatunidad» seguramente también son importantes para Dios, sino no los habría creado,y todos los mamíferos seguro lo son y las aves, y todos los animales de sangre fría, y los insectos y las bacterias, y las plantas y e incluso las cosas inanimadas, ¿porque no?, en todo caso seamos prudentes, Demos gracias a Dios por todo lo que hay y bendigamos desde nuestra actitud todo.

    1. Eliana Ibaceta Dice

      Dios,único y verdadero,como el aire que respiramos,el amor a su madre y la Santisima Trinidad…
      Lastima,de ser una simple persona de a pie.
      Dios mio,ten piedad 🙏 de nosotros y del mundo entero

  2. Luis Romero Abadie Dice

    Dios escucha y está atento a nuestra humanidad. A veces creemos que humanidad es un don superior a todo, hoy no siento que sea así, la «perrunidad» y la «gatunidad» seguramente también son importantes para Dios, sino no los habría creado,y todos los mamíferos seguro lo son y las aves, y todos los animales de sangre fría, y los insectos y las bacterias, y las plantas y e incluso las cosas inanimadas, ¿porque no?, en todo caso seamos prudentes, Demos gracias a Dios por todo lo que hay y bendigamos desde nuestra actitud todo. Ccc

  3. Gracias Padre , sus mensajes son maravillosos
    que nos invitan cada vez a meditar , refleccionar los momentos de angustia, preocupaciones ; la Palabra de Dios nos alimenta espiritualmente y nuestro corpirio
    Fortalece con energías nuevas , la Luz ilumina todo nuestro ser y nos libera de cierta obscuridad que nos gobia la vida cotidiana.
    Vuestras gracias muy estimado Padre.
    Un maravilloso día.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.