¿Por qué Santo Tomás? Parte II

Decíamos en la entrada anterior que entre todos los autores eclesiásticos, hay uno,  Santo Tomás de Aquino, que cuenta con numerosísimas recomendaciones de parte de la Santa Madre Iglesia y de sus hijos más escogidos. Continuamos analizando su gran labor.

 

Alguien podría decir que la necesidad de seguir la doctrina de santo Tomás abarca solo lo referente a la teología y no la filosofía. A esto podríamos responder que una buena filosofía es necesaria para una buena teología –y con esto ya está respondida la cuestión–; de todos modos, la Iglesia también ha tenido mucha claridad al respecto, no dejando dudas de que el Angélico deber ser seguido también en los ámbitos del saber filosófico. No da el espacio de este post –que ya va tomando un tamaño considerable– para explicar mejor lo que estoy afirmando, pero al menos diré que el Papa Leon XIII escribió la encíclica Aeternis Patris, ya citada, nada más y nada menos que para “la restauración de la filosofía cristiana conforme a la doctrina de Santo Tomás de Aquino”[19], lo cual se encuentra en el título mismo de la Carta. Dirá también allí el Papa:

“Así, pues, todos cuantos se dedican al estudio de la Filosofía o de la sagrada Teología, sabe ya lo que dijimos en otra ocasión: que se exponen a grave detrimento si se apartan den lo más mínimo de santo Tomás, sobre todo en punto a Metafísica”[20].

¿Y si se trata del estudio de la Sagrada Escritura? Aunque ya algo se dijo, agreguemos:

“El valioso trabajo de los escolásticos en las Sagradas Escrituras se ve en sus tratados teológicos y en sus comentarios sobre las mismas; y a este respecto el nombre más excelso entre todos ellos es el de Santo Tomas de Aquino”[21].

Y rematemos con un par de citas, la primera de Leon XIII:

“Puesto que lo que en Santo Tomás es capital, no debe incluirse en el género de opiniones de las que por ambas partes se puede disputar, sino que debe ser tenido como fundamento sobre el que descansa toda la ciencia de las cosas naturales y dividas; quitando el cual fundamento, o de cualquier modo debilitado, se sigue, como consecuencia necesaria, que los alumnos de las sagradas disciplinas o enseñanzas ni siquiera podrán entender la misma significación de las palabras por medio de las que propone la Iglesia los dogmas revelados por Dios”[22].

La segunda, de san Juan Pablo II, citando a Pablo VI, mostrando el método del Aquinate y su actualidad:

“No cabe duda que santo Tomás poseyó en grado eximio audacia para la búsqueda de la verdad, libertad de espíritu para afrontar problemas nuevos y la honradez intelectual propia de quien, no tolerando que el cristianismo se contamine con la filosofía pagana, sin embargo, no rechaza a priori esta filosofía. Por eso ha pasado a la historia del pensamiento cristiano como precursor del nuevo rumbo de la filosofía y de la cultura universal. El punto capital y como el meollo de la solución casi profética a la nueva confrontación entre la razón y la fe, consiste en conciliar la secularidad del mundo con las exigencias radicales del Evangelio, sustrayéndose así a la tendencia innatural de despreciar el mundo y sus valores, pero sin eludir las exigencias supremas e inflexibles del orden sobrenatural”[23].

Y otra, para encuadrar…

“Santo Tomás es un auténtico modelo para cuantos buscan la verdad… en su reflexión, la exigencia de la razón y la fuerza de la fe han encontrado la síntesis más alta que el pensamiento haya alcanzado jamás[24].

Vivimos en un mundo donde la ideología, que no tiene conexión con lo real, domina y hace “cultura” (su mayor expresión: la ideología de género). Decía san Juan Pablo II:

“En el transcurso de los años me he ido convenciendo de que las ideologías del mal están profundamente enraizadas en la historia del pensamiento filosófico europeo”[25].

Estas ideologías, al hacernos perder contacto con la realidad, con el ser de la creatura, nos quitan también la posibilidad de llegar al Ser (con mayúsculas), Dios, y el hombre se transforma en su dios, y quien decide qué está bien y qué está mal…, en tales encrucijadas que nos encontramos, no queda otra que volver a Tomás:

“Si queremos volver a hablar sensatamente del bien y del mal, hemos de volver a Santo Tomás de Aquino, es decir, a la filosofía del ser.[26]” (San Juan Pablo II)

Desde la muerte de santo Tomás en el año 1274 ha habido, sin contar al actual, 86 Papas; de estos Pontífices, el número de los cuales lo han recomendado en su magisterio se eleva a 72[27], es decir un 86%. Y de los 14 Papas que no lo nombraron, sacando dos casos (11 y 15 años), en promedio la cantidad de tiempo que han estado en la cátedra de Pedro no ha llegado a 10 meses (9,41), por lo cual, puede decirse que, salvo 2 casos, todos los Papas después de su muerte –a no ser por causa de brevedad en el Pontificado- han expresado en diferentes circunstancias el valor que tiene la doctrina de santo Tomás. Por eso más que bien dicho está aquello que citábamos más arriba, de Benedicto XV: “La Iglesia ha proclamado que la doctrina de Santo Tomás es su propia doctrina”.

Para terminar, digamos, en honor a la verdad, que la “doctrina milagrosa”[28] de santo Tomás, tiene una contradicción[29], que no podía ser sino debido a su amor tiernísimo a la santísima Virgen María. En tiempos del Doctor Angélico aún no estaba definido el dogma de la inmaculada concepción (fue proclamada en el año 1854) y santo Tomás, siguiendo su razonamiento científico y teológico, no podía aceptar una Inmaculada no redimida, porque iría contra el dogma de la salvación universal operada por Nuestro Señor. Así y todo, cuando se dejaba llevar del impulso de su corazón, proclamaba abiertamente ese privilegio de María:

“La pureza se entiende por oposición a su contraria; por lo mismo, puede encontrarse alguna cosa creada tan pura que no pueda haber otra más pura entre las cosas creadas si no ha sido manchada por el contagio del pecado: y tal fue la pureza de la Santísima Virgen, que fue inmune del pecado original y del actual”[30].

Agreguemos que el “error” del Angélico sirvió para cerrar la puerta falsa por donde no se podía pasar para llegar al dogma: la Santísima Virgen ha sido redimida pero con una redención preservativa.

Nos conceda este gran Santo una gran fidelidad a lo que la Iglesia nos ha recomendado sobre sus enseñanzas y un gran amor a nuestra Madre del Cielo.

P Gustavo Lombardo, IVE

  • Escritos de santo Tomás y sobre santo Tomás: Aquí.
  • Escritos del P. Cornelio Fabro, filósofo, quizás el tomista más grande de todos los tiempos (italiano e inglés) Aquí
  • Escritos del P. Julio Meinvielle, un gran tomista argentino: Aquí

 

[19] La negrita es mía (N.B).

[20] Leon XIII, Aeternis Patris. Para los no iniciados en la filosofía, cabe aclarar que la Metafísica es la base de toda la filosofía.

[21] León XIII, Providentissimus Deus, 14.

[22] Aeternis Patris; La negrita es mía (N.B.)

[23] Juan Pablo II, Fides et ratio, n. 43. Citando a Pabo VI, Carta ap. Lumen Ecclesiae (20 noviembre 1974), 8: AAS 66 (1974), 680.

[24] Ibid, n. 7. La negrita es mía.

[25] Juan Pablo II, Memoria e identidad, Planeta, 20054, p. 20.

[26] Ibid., p. 26.

[27] Tomamos esta información (la estadística es nuestra), de Carlos Sacheri, Autoridad doctrinal de Santo Tomás de Aquino. Dicho sea de paso, Carlos Sacheri fue asesinado por la izquierda argentina en la década del 70, es un mártir sin reconcomiendo por fallas de los que aún estamos en la tierra. Él, además, fue un gran tomista, de fama internacional, formado a los pies del P. Julio Meinvielle, uno de los más grandes que ha dado nuestro país.

[28] Escuché esa frase, atribuida a un Papa contemporáneo a santo Tomás –dicha luego de su muerte–, en una conferencia del filósofo Fernando Moreno, en Santiago de Chile allá por el 2010-11.

[29] Lo tomamos La Virgen María, del gran teólogo Royo Marín, n. 56. BAC, Madrid, 1997.

[30] Tomás de Aquino, In I Sent. dist. 44 a.I a3 ad 3.

3 Comentarios
  1. Concepcion Dice

    Por favor podrían ponerlo en audio es que ya no veo bien.
    Gracias

  2. Eliana Ibaceta Dice

    Como siempre,un gusto estos espacios de formación permanente…Una delicia para el alma.y el intelecto de cada unoNos hace amar a Dios y a sus elegidos …Los Santos ,como lo es Santo Tomas de Aquí no.
    Gracias

  3. Ana M. Razo González Dice

    Me encanta y doy Gloria a Dios por su esfuerzo a que las almas se llenen del conocimiento de la Verdad. Gracias por su tiempo y esfuerzo. 🙏🏼🙏🏼🙏🏼🧎‍♂️🧎‍♀️🙏👏👏👏👏🙌👊🤛🙌🙌👍🙏🏼🙏🏼🙏🏼

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.