El matrimonio y el amor conyugal en dos cuadros (P. Miguel Ángel Fuentes, IVE)

La visión del amor y del matrimonio han cambiado notablemente (estoy tentado de decir: sustancialmente) respecto de la cristiana concepción del pasado. De la vieja visión sacralizada y amorosa, se ha descendido a la laicizada y monocroma actual, donde el matrimonio, el amor y la familia, solo ofrecen deslucidos perfiles y atractivos. Y tiemblan por esos los cimientos de la sociedad.
Voy tratar de explicar este cambio de visión haciendo un contrapunto entre dos cuadros muy famosos que representan a una pareja de cónyuges. Se trata de “Retrato de Giovanni Arnolfini y su esposa”, pintura magnífica que inmortalizó Jan van Eyck en 1434, joya de la pintura flamenca, y la versión que varias veces hizo de ella el pintor colombiano contemporáneo Fernando Botero. Tomo prestada la idea de un artículo publicado hace más de una década por la crítica de arte y religiosa contemplativa de las adoratrices perpetuas del Santísimo Sacramento, Sor María Gloria Riva. La idea central es suya, pero he hecho muchas adaptaciones y añadidos a su breve artículo. Las interpretaciones que hago de ambas pinturas y sus derivaciones morales y sociológicas son de mi exclusiva responsabilidad, sin comprometer a la conocida estudiosa del arte.

P. Miguel Ángel Fuentes, IVE

1 comentario
  1. Nelly Rochel Dice

    Muchas gracias Padre, llega en el preciso momento en el que mi esposo y yo cumpliremos 31 años de casados y renovaremos nuestra alianza matrimonial. El Señor y su Santísima Madre nos acompañen siempre para que no nos falte vino.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.