¿Qué es el hedonismo?

El teólogo responde.

¿Podría explicarme qué es hedonismo? y cómo lo ve la Iglesia Católica?

Gracias, que Dios los bendiga.

El hedonismo es toda doctrina que considera el placer (hedoné en griego) como fin supremo de la vida; o dicho de otra manera, es la identificación del bien con el placer.

El primer pensador que formuló una tesis explícitamente hedonista fue probablemente Eudoxo de Cnido, que a principios del siglo IV a.C. consideró que el placer era el bien supremo de todos los seres.

Algo semejante enseñó Aristipo de Cirene, quien juzgó, además, el placer como algo fugaz, y de ahí su máxima: “aférrate al presente y gózalo, pues sólo el presente nos pertenece realmente”.

Quien se hizo famoso como el hedonista por excelencia fue Epicuro; y sin embargo éste era más moderado que los pensadores anteriormente citados.

El hedonismo es toda doctrina que considera el placer como fin supremo de la vida.

En la época moderna el hedonismo ha pasado a formar parte de muchas escuelas filosóficas, especialmente por obra de Jeremy Bentham, creador del utilitarismo.

Sócrates, Platón y Aristóteles criticaron el hedonismo de los filósofos morales anteriores a ellos. La ética de Aristóteles supera el hedonismo dado que su concepción de la felicidad como fin del hombre supone el acto virtuoso. El cristianismo, con su concepción positiva del dolor, a propósito de la participación en la Cruz de Jesucristo, tiene la más clara posición antihedonista. El hombre contemporáneo vuelve al hedonismo materialista con la negación de Dios.

 

El Papa San Juan Pablo II lo coloca entre las consecuencias del eclipse del sentido de Dios y del hombre:

“El eclipse del sentido de Dios y del hombre conduce inevitablemente al materialismo práctico, en el que proliferan el individualismo, el utilitarismo y el hedonismo. Se manifiesta también aquí la perenne validez de lo que escribió el Apóstol: Como no tuvieron a bien guardar el verdadero conocimiento de Dios, Dios los entregó a su mente insensata, para que hicieran lo que no conviene (Rm 1, 28)”.

P. Miguel Ángel Fuentes, IVE


 Evangelium vitae, 23.

3 Comentarios
  1. Leonardo Dice

    Es cierto q el placer es bueno..pues también lo hizo Dios, sino que sentido tendría comer o una relación conyugal..el problema está en que el pecado nos dejó lastimados e idolatramos al placer..

  2. sandy Dice

    buena tarde padre gracias por este tema tan enriquecedor solo que yo tengo un caos de extremo a extremo creoo: muchas veces como en base a sentirme bien con ello ejercito ademas de por salud por sentirme bien conmigo misma sentir ese gusto, o no me gusta sentir frio o dolor y busco rapido alivio a ello o me quejo, es bueno sentir gusto cuando uno ejercita, cuando como cuando esta «agusto» y hasta donde buscar por uno mismo el dolor?

    1. Domingo Dice

      Esta sociedad en la que vivimos además de hedonista quiere ser inmediata. Buscar el placer ya, ahora. Y por éso escuchamos por todos los medios el auge y la prédica del AQUI Y AHORA, con el menosprecio a la paciencia y esperanza.
      La búsqueda del placer puede ser algo innato. Ya sabiendolo, es la causa que origina los deseos para calmar la sed de placer, porque el interior manifiesta claramente que algo nos falta y es por esa razón que las grandes corporaciones van a sacar sus pingües beneficios modelando esos deseos y creando nuevas necesidades que hipnotizan las mentes con las promesas de calmar la sed.
      Y creando ególatras a diestra y siniestra.
      Además de inútil ,demasiado cara.
      Adelante, llevamos siglos probando una y otra vez.
      Quizá merezca una oportunidad Jesús cuando decia que El era la fuente de agua viva que calmaria esa sed.
      Y también el salmista: Mi alma tiene sed de Dios.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.