… el Señor me dio mucha luz para que conociera sus atributos (Diario de Santa Faustina)

El primer atributo que el Señor me dio a conocer fue su Santidad. Esta Santidad es tan grande que delante de Él tiemblan todas las Potencias y todas las Fuerzas. (…) Los espíritus puros encubren sus rostros y se sumergen en adoración permanente, y la única expresión de su adoración sin límites es Santo. (…) La Santidad de Dios es derramada sobre la Iglesia de Dios y sobre cada alma que vive en ella pero no de grado igual. Hay almas completamente divinizadas, pero hay también almas apenas vivas.

 

El segundo atributo que el Señor me dio a conocer, fue su Justicia. Su Justicia es tan grande y penetrante que llega hasta el fondo de la esencia de las cosas y delante de Él todo se presenta en desnuda verdad.

 

(…) El tercer atributo fue el Amor y la Misericordia. Y entendí que el mayor atributo es el Amor y la Misericordia. El une la criatura al Creador. El amor más grande y el abismo de la misericordia los reconozco en la Encarnación del Verbo, en Su redención, y de esto entendí que éste es el más grande atributo de Dios” (Diario, 180).

 

“Todo lo que es grande y bello está en Dios. (…) Oh sabios del mundo y grandes intelectos que la verdadera grandeza está en amar a Dios”

 

Diario de Santa Faustina Kowalska, 990

3 Comentarios
  1. Hernán Ernesto Cocios Yugcha Dice

    Muy buenas tardes. Respecto a la pregunta, creo que es porque nosotros necesitamos desde el principio de nuestras vidas, este importante Sacramento de Iniciación Cristiana, porque Jesús nos invita a vivir este Sacramento desde el inicio de nuestra existencia para llegar a la meta de todo cristiano, que es la Santidad.

    Nuestro Señor Jesús se bautizó a la edad de 30 años, me imagino porque debía cumplir lo anunciado por los Profetas y en obediencia a la Voluntad del Padre, tenía que ser fiel a su Palabra.

  2. Eliana Ibaceta Dice

    Bendito y Alabado sea Jesucristo, eternamente misericordioso, pero justo.
    Ayúdanos a volver a tener el don de la Fe.

  3. María Vilca Figueredo Dice

    Oh Sangre y Agua que brotaron del SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, como una fuente inagotable de gracias y misericordia para nosotros en ti confío ❤ 🙏
    AMÉN 🙏

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.