El ocaso de la razón

Comienzo pidiendo disculpas porque el título del post le queda un poco grande a estas pobres líneas y a quien las escribe, pero lo elegí porque expresa muy claramente lo que sentí/vi/percibí/pensé luego de dos horas de charla con un joven hace tiempo viajando por el norte de mi país, más exactamente desde Santiago del Estero a Tucumán.

En honor a la verdad, las palabras que se me vinieron a la mente en esos momentos –y que usé al contar la anécdota– fueron un tanto menos poéticas: “este chico tiene la mente quemada”, que no debe leerse con ningún dejo de menosprecio de mi parte, sino de cierto asombro y tristeza por lo mal que estamos.

Cuando viajo en colectivo (bus, para otros países) intento, en la medida de lo posible, entablar una conversación con quien tengo al lado, buscando con esto hacer algo de apostolado al menos por el buen trato y la afabilidad que puede mostrar una simple sonrisa. En la mayoría de los casos no pasa de un par de palabras, luego de las cuales me refugio en algún buen libro que siempre tengo a mano. En otros, se entabla alguna conversación por lo general de poca importancia pero que al menos deja ver que los sacerdotes somos seres humanos de carne y hueso y que no solo hablamos de teología. En los menos, como en este caso, la conversación se hace prolongada y “profunda” (ya veremos por qué las comillas).

Luego de los saludos pertinentes, pregunté al joven qué estudiaba y me dijo que estaba terminando sociología, que solo le faltaba la tesis. Al preguntar sobre qué la haría dijo que estaba pensando en algo referente a los distintos tipos de familias, y ahí comenzó una serie de idas y venidas, planteos lógicos, sociológicos, históricos, religiosos, morales, de derecho y de sentido común…, en total dos horas y media sin lograr prácticamente ningún punto en común, salvo la cordialidad y el buen trato entre ambos.

El casi sociólogo, de 25 años, era de familia católica pero sin mucha formación y al llegar a la universidad, como suele pasar en muchos casos[1] –y sobre todo en universidades de corte humanístico– le fueron cambiando las ideas o, mejor dicho, “incapacitando” su capacidad de razonar a partir de lo real, hasta llegar, de algún modo, al súmmum del absurdo (y eso que se trata de un joven inteligente, o quizás en este caso sea justamente ese el motivo de la debacle).

Para resumir en apretada síntesis su pensamiento digamos que todo, absolutamente todo, es construido a partir de nuestro “yo” y, por tanto, no hay absolutamente nada que pueda llamarse natural o que venga de algún modo “pre-establecido”. La Iglesia, como fuerza política, ha impuesto su pensamiento hegemónico durante cientos de años (por ejemplo: que el matrimonio es entre un hombre y una mujer, que cada uno nace con un sexo determinado, etc.) y que, en la actualidad, como un fenómeno moderno, otro tipo de ideas se están imponiendo y si en algo se muestran violentas –que son los menos de los casos– es porque se está dando una liberación –y como tal implica cierta lucha– de dos mil años de opresión.

Es difícil plasmar en estas líneas la dificultad de encontrar un “punto de encuentro” con alguien que piensa así, pero esto me llevó a intentar mostrarle al menos las consecuencias de su raciocinio diciéndole que había un caso en Canadá de un hombre de 52 años que se auto-percibía una niña de 9 y había sido adoptado por una pareja[2]. Si él, por ejemplo, aceptaría que una hija suya vaya a la escuela con este señor disfrazado de niña. También le conté que, en un país de avanzada, creo que también es Canadá, alguien fue multado por llamar como varón a quién se auto-percibía como mujer.

Lo que trataba de mostrarle, como último recurso, era que ese modo de entender la realidad no quedaba en el plano individual, sino que tenía consecuencias sociales muy concretas y que tarde o temprano eso iba a perjudicarnos en lo personal o familiar. Como lo dijo Chesterton: “llegará el día en que será preciso desenvainar una espada por afirmar que el pasto es verde”, el tema está en que al hacer eso, vamos a ir presos o nos van a cortar la cabeza.

Cuando 2 + 2 sean 3…

De algún modo se iba achicando el embudo y llegamos al tema de la verdad, y por supuesto que la verdad en cuanto tal para él no existía, sino que era una construcción, consenso, etc.

Entonces, después de ponernos de acuerdo de que 2 + 2 son 4, le planteé lo siguiente: “si comienzo a hacer lobby y marchas, logro tener influencia en los medios de comunicación y en las universidades, y así llego a convencer a todos que 2 + 2 es 3, entonces ¿2 + 2 van a ser 3?”. Por toda respuesta recibí un: “sí, claro”.

Al escuchar semejante cosa no pude más que reírme y sacar el libro que llevaba en mi mochila, dando a entender que ya no podíamos seguir hablando.

Él se sintió chicaneado, como me dijo, pero luego de unos instantes de silencio, volvió a hablarme de lo mismo, pero desde otro punto de vista, con lo cual me dio a entender que al menos la charla le había sido agradable.

Y yo, mientras, pensaba… y luego seguí pensando:

  • ¡Qué mal que estamos! ¡Cuán corrompida está la inteligencia! ¿Habrá estado peor el hombre en algún momento de la historia?
  • Quién hubiera dicho que aquel “cógito, ergo sum” (“pienso, luego existo”) de Descartes, pasando por la filosofía moderna (Kant, Hegel, etc.) iba a llegar a tanto… O sea, que una vez dejada de lado la realidad, hasta tal punto se iba a dañar la capacidad de inteligir en el ser humano.
  • Cuánta inteligencia para el mal ha tenido Gramsci y cuánta eficacia buscando ese cambio del sentido común con su revolución cultural.
  • ¡Qué poco hemos hecho! ¡Cuán lejos de estar a la altura de las circunstancias! ¡Cuán cómplices, de algún modo, somos, por no haber hecho lo que teníamos que hacer, por no haber defendido la verdad, por haber perdido las universidades –católicas incluidas–, por haber estado cruzado de brazos mientras los hijos de las tinieblas trabajaban a brazo partido! Recuerdo que la primera vez que escuché hablar de la ideología de género fue ¡hace 22 años! Si hubiera estudiado el tema todos estos años…
  • ¡Cuán necesitados estamos de la formación!

Y hablando de la formación, y para terminar con un hálito de esperanza, cito un texto de un mártir no canonizado, tomista de los buenos y patriota como pocos; lo que dice de Argentina, por supuesto que cabe para cualquier otro país:

«Lo que interesa no es el número sino la calidad. El combate de la historia es un eterno combate entre dos ínfimas minorías que se pelean a muerte, frente a la imbécil contemplación de las infinitas mayorías (…). Las instituciones viven de muy pocas personas. Ése es el error del socialismo, que no ve la importancia del individuo y siempre va a la cosa estructural, institucional. Todas las instituciones tienen hombres de carne y hueso; y pocos hombres de carne y hueso bastan para animarlas. Eso es muy importante, porque nos alienta, nos debe dar una esperanza real. Para una obra de restauración no hace falta mucha gente, no es necesario que la juventud argentina grite: ¡Viva Cristo Rey!, ojalá llegue el día en que suceda. Pero eso se va a dar el día que haya minorías, mínimas, con pocos recursos, pero con una gran decisión de combate, con una gran esperanza de lucha y con una gran doctrina. Si no tenemos formación, ¿qué vamos a ser? Vamos a ser liberales»[3]. (Carlos Sacheri)

 

Termino con sabias palabras de un libro antiguo: “Todas las cosas buenas que no logran éxito feliz, deben su fracaso a no andar lo bastante María entre ellas”.

Una vez más, ¡Madre nuestra, nos ponemos en tus manos!

 

Si tienen unos minutos, escuchen lo absurdo de este audio, como para ejemplificar un poco más lo que estamos viviendo. Nicolás Márquez llama a “Socorristas en Red”, grupo feminista que ofrece abortos clandestinos, para pedir que le ayuden a hacer un aborto porque se auto-percibe embarazado y, por supuesto, quien le habla nunca le dice que está planteando un absurdo, porque iría contra la ideología de género. https://www.youtube.com/watch?v=7KhXt2U3e0M&feature=youtu.be

[1] Cf. Miguel Á. Fuentes, Las verdades robadas, EDIVE, San Rafael, 2005, pp. 11-13.

[2] No es ficción… https://www.youtube.com/watch?v=TxZv0r4sTbs / https://cronicaglobal.elespanol.com/vida/un-hombre-de-52-anos-se-transforma-en-una-nina-de-seis_29521_102.html

[3] Carlos Sacheri, Citado por H. Hernández, Sacheri. Predicar y morir por la Argentina, Bs. As. 2007, 45-46.

18 Comentarios
  1. Marcelo Rolando salto Dice

    Padre, soy Marcelo de Suncho corral Santiago de Estero. Lo conozco y como siempre admire sus homilías en nuestra parroquia. Un placer haber leído sus escritos. Saludos padre. Un orgullo volver saber de Ud.

    1. Jorge Dice

      Excelente nota, y como dice somos culpables también por esconder la lámpara bajo la cama como dice el Evangelio de hoy. Increíble el diálogo del auto percibido embarazado

    2. Cristina Sandra Plachtij Dice

      Padre…soy Cristina…terciaria del IVE…gracias por esto

  2. Fernando Dice

    Padre cuenta verdad en su escrito . Desde Mexico en la ciudad de Merida . Siempre si siguiéndole en Voz Catolica ,

  3. Leonardo Dice

    Si padre es así..Nunca podrán matar a la verdad…la verdad murió y resucitó al tercer día.. hombre o mujer..blanco o negro etc..Dios lo bendiga y la Virgen lo cuide siempre.!!

  4. Rosa Dice

    Así mismo Padre Lombardo, es preocupante lo que está sucediendo con nuestros jóvenes, habrá que rezar mucho, mucho por ellos y encomendarse y encomendarlos a nuestra madre Celestial, nuestra amada Virgen María, un gusto volver a leer sus comentarios Dios lo bendiga siempre y mamá María Santísima 🙏

  5. Ana Dice

    Wow! Todo esto ya parece o es como una esquizofrenia colectiva global….

  6. Eliana Ibaceta Dice

    Gracias padre:Lombardo, que sabiduría en estas palabras,hechas catequesis…gracias

  7. Juan Carlos Aragón Dice

    Acordaos de aquellos superiores vuestros que os expusieron la palabra de Dios: reflexionando sobre el desenlace de su vida, imitad su fe. Jesucristo es el mismo hoy que ayer, y para siempre. No os dejéis extraviar por doctrinas llamativas y extrañas.Hb 13, 7-9a

  8. Aixa Garcia Dice

    Dios lo continue bendiciendo Padre. Es bueno saber que no está uno solo en el uso de la razón para el bien. Queremos recordarle que no está usted tampoco solo pues rezamos día a día para que persevere en la lucha y siga rescatando ovejas perdidas. Como se lee en su escrito, no son tiempos de Cristiandad, ni son siglos de oro, pero son tiempos finales, definitivos, ya muy cerca de separar el trigo de la cizaña para que se vea claramente la fidelidad del pequeño rebaño, del remanente fiel. Nuestra esperanza descansa en que por la gracia de Dios podamos ser contados en ese pequeño grupo de ovejas que aun conservan la fe en La Parusia, y poder al menos haber conquistado aunque sea un alma para Dios. Mi esperanza me anima a pensar que aunque habrá muy poca fe en la tierra a la llegada de Nuestro Señor, aún si solo un alma la conservara, sostendria en ella todo el peso de la Iglesia y lo que ella representa.
    Comparto algo que me calo muy hondo cuando vi la película de San Agustín; es esa escena del diálogo entre San Ambrosio, Obispo y San Agustín sobre la verdad:

    ” No Agustín, no; el hombre no encuentra La Verdad, debe permitir que La Verdad le encuentre a el”

    1. Daniela Dice

      Padre Gustavo, aunque el tema sea de mucho pesar y frustración….me alegra leer su post con toda riqueza y pedagogía que incluye.
      Dios siga utilizándolo, eso muestra su corazón sumiso ante la voluntad de Él. 🙏❤

  9. Andrea Dice

    Gracias padre, que Dios lo bendiga!. A los que les interese aprender sobre su fe y tener argumentos para defender la verdad, les recomiendo estudiar la Teología del cuerpo (de San Juan Pablo II). Si es como yo, y le cuesta entender tan elevados pensamientos, puede seguir en YouTube a Rebeca Barba ella explica en videos cada catequesis (Dios la bendiga). Pongamos nuestra con fianza en Dios…

  10. Monica Villa Dice

    Me gustaría vivir en Argentina solo para encontrarme lo en el transporte y platicar! Creo que solo me pasaba a mi esa tristeza profunda de escuchar a los jóvenes tan perdidos! Tengo 5 hijos y de 17 hasta 6 años todos hablamos de ideología de género, de política, economía, moral y religión. Le pido que lean pregunten y no se crean todo lo que los adultos dicen por qué no todos los adultos dicen la verdad. Conozcan a Cristo eso solo cada uno lo puede hacer pero la vida de los santos son testimonios prácticos para poner en práctica. La oración todos los días no entienden a veces pero les digo persevera nada se logra de la noche a la mañana y sin esfuerzo. Insisto en mi conversión y tengo la esperanza que en unos años mis hijos continúen esta batalla, de la mano de Dios! Me da ánimo todo el trabajo del IVE Dios les bendice y oro por todos! Gracias padre!

  11. Diana Peregrina Dice

    Cuanto pesar producen en el alma estas cosas , ver como le lavan el cerebro a nuestros jóvenes no comprendo que pasa con los padres de hoy que hacen a sus hijos naturalizar todo , como han abandonado a nuestro Señor su pasión muerte y resurrección para salvar nuestra alma .Es sierto que esto se viene gestando hace rato y no hemos hecho nada por detenerlo se perdio mucho la religiosidad en las familias , que el señor nos ayude y se apiade de nosotros , gracias padre Lombardo

  12. Evelyn Dice

    Lo pregunto desde el respeto y la ignorancia, ustedes los curas son sabios, tienen la posta. Porque nosotros los cristianos no lo podemos amar a todos por igual? Herreros, homosexuales, bi, transgéneros… Dios los ama a todos.Nos ama.. son personas con otra manera de sentir nomás… No sé no creo que Dios discrimine… Y no quiero a la iglesia que lo haga… Todos necesitamos de la iglesia, las misas… Cómo sería entonces??

    1. Ana Dice

      Evelyn, nosotros los cristianos debemos amar a todos por igual y especialmente a los que van por un camino errado que la iglesia sabe que los aleja de Dios, entonces por caridad se preocupa por que vuelvan al camino, así como Jesús hizo con los pecadores. Si la Iglesias y los cristianos no los amáramos, no nos importaría que se volvieran hacia el camino correcto para que se salven sus almas y sean felices. El hecho de que una madre no quiera que su hijo peque y se pierda es una muestra de amor. Así la Iglesia los ama y los corrige como una madre….. Y claro: “Se odia al pecado y NO al pecador” a ese se le rescata por caridad.

  13. DIANA TAMOLA Dice

    Querido padre, hace años que sufro lo mismo con algunos alumnos universitarios. En mis 8 horas de consulta semanales, converso con jóvenes que estudian humanidades no solo de las dudas respecto de las materias que doy, sino también de otros temas porque mi función es educar y los jóvenes llegan estresados por muchos problemas. No sé qué les han hecho en la cabeza en los años de escolaridad anteriores, pero lo que se observa es lo que usted cuenta de ese recordado viaje entre Santiago del Estero y Tucumán. Algunos jóvenes han perdido la capacidad de razonar, de salir de sí para conocer la realidad. Para ellos la verdad es subjetiva, la realidad también. Los alumnos de sociología y ciencias políticas son los más afectados por ese síndrome de irracionalidad, aunque sobran en derecho y filosofía. Consideran que la verdad no tiene nada que ver con Dios. Mediante el estudio de algunos “pensadores” han sido adiestrados perversamente para alejarse y alejar a todo su entorno de la posibilidad de llegar a algún conocimiento cierto y, por supuesto, de llegar a nuestro Redentor que es el Camino, la Verdad y la Vida. No hay forma de persuadirlos. Los colegios católicos no han formado a sus alumnos, los han dejado huérfanos, porque generalmente no les han enseñado nada ni de catequesis ni tampoco las bases de la teología de Santo Tomás. Las escuelas estatales todo lo hacen marxista, hasta las tablas de multiplicar. Ya no se enseña, solo se deconstruye lo poco que un joven pudo haber tenido de sano. Es verdad que la mayoría no está en eso, pero dejan hacer, no son gente que luche por sostener la verdad porque no saben casi nada y no se dan cuenta de que tarde o temprano serán víctimas de las cada vez más tremendas barbaridades. Dicen que la ideología de género es de un grupo de loquitos y que ya se les va a pasar…Hay que educar a los jóvenes, prepararlos para enfrentar este desastre que, incluso, se observa en algunos sacerdotes que ya no creen ni en el Infierno. ¡Qué hábil ha sido el demonio! Que la Santísima Virgen y la Sangre y los sufrimientos de nuestro Señor Jesucristo conviertan a quienes están fuera del Camino y nos ayuden a ser perseverantes en la fe.

  14. Irma Benavides Dice

    Padre Gustavo coincido con usted en que como catolicos nos falta preparación para enfrentar a la Ideología de Género, por preferir nuestra zona de confort y evitar enfrentamientos, hemos dejado que esta Ideología crezca en tan corto tiempo y ahora nuestra familias y sociedad se ven afectadas.
    Pero como dice nunca hay que perder la Esperanza mas aun si pedimos a nuestra Madre su intercesión para defender a la familia.
    Es momento que empecemos a estudiar lo necesario y estar preparados para defender la Verdad.
    Que Dios lo bendiga y que la Virgen Maria interceda siempre por usted.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.