Ser libre para elegir el bien (P Rodrigo Fernández)

La verdadera libertad es la que nos permite elegir interiormente el bien. Entonces, seremos más libres cuando podamos elegirlo sin obstáculos.

 

Mientras más grande sea ese bien y nosotros tengamos menos obstáculos interiores para ir hacia él, seremos más perfectamente libres…. Aunque estemos encarcelados, aunque estén a punto de quitarnos la vida.

Un ejemplo de esa libertad interior la vemos en los santos que vuelan hacia a Dios sin ataduras terrestres porque tienen su corazón en el Cielo, no en las cosas de la tierra.

De manera especial, lo vemos en los mártires. Ellos, a pesar de estar encadenados y con un verdugo en el cuello, ellos han elegido el Cielo con una fortaleza tan grande, que ni la muerte les puede cambiar esa elección.

Entonces, la libertad es en primer lugar, interior. Depende de tu voluntad y de las elecciones que hagas. Pero no de cualquier elección, como piensa el mundo moderno, que “ser libre” es no tener coacción externa, es decir, que puedas hacer lo que quieras. Eso no es la libertad cristiana. Aquí hablamos de las elecciones que hagas para elegir lo bueno, lo mejor. Es decir, el bien más grande. Mientras más grande sea el bien al que te diriges y tienes menos obstáculos, mayor es tu libertad. Por eso, cuando elegimos a Dios y nos elevamos por sobre las cosas de la tierra, entonces somos realmente libres.

Quitemos los obstáculos interiores que no nos permiten elegir a Dios, que no nos permiten perseverar en su búsqueda, que no nos permiten ser libres. ¿Cuáles son? La dificultad de perdonar, las pasiones desordenadas (cólera, tristeza, sensualidad), la vanagloria, etc. Todas las cosas que nos atan a la tierra.

“Cada uno es esclavo del que le ha vencido. Allí, pues, tiene su corazón donde tiene su tesoro”.San Jerónimo.

 

Así como el oro se deteriora cuando se mezcla con plata pura, así también nuestra alma se mancha cuando se mezcla con la tierra, por muy buena que sea en su clase”.San Agustín.

Pidamos a la Virgen que nos dé la gracia de conocer más a Cristo en la oración diaria. Solo así podremos conocerlo sobrenaturalmente por la fe y amarlo por la caridad. Ese es el fin. Pongamos en él nuestro Corazón. Pidamos a María su Corazón.

P Rodrigo Fernández, IVE

4 Comentarios
  1. Irma Dice

    Siempre me fascina leer sus comentarios gracias por inspirarme a buscar el cielo Dios los bendiga !

  2. Martin Augusto Dice

    Es cierto. La libertad es eso de hacer el bien sin nada q te ate a las vanalidades del mundo.

  3. Sara Bardales melendez Dice

    Es cierto todo lo qué ub nos comenta. La libertad es hacer lo correcto sin pensar en las cosas vanas de la vida, lo correcto es vivir en gracia de Dios y de la madre de la virgen María y dejar de pensar en las cosas materiales de la vida, gracias. Gracias Padre por sus consejos. 🙏🙏🙏🙏

  4. Fernando Antonio Martínez Dice

    Creo que la verdadera libertad es laque exige obediencia.
    No es fácil de entender a la voz de un razonamiento meramente racional, el hombre ha considerado que libertad es sinónimo de acción y entonces, cuando actúa según su criterio o conocimiento, se considera que actua libre.
    Sin embrago la verdadera libertad es la que somete la elección a una acción de obediencia, de aceptar una concecuencia, de asumir una responsabilidad.
    Jesús, es su plenitud de Dios, como hijo, acepta libremente hacerse hombre para ejemplarizarnos que solo con la obediencia plena, el amor se hace vida, para que la vida sea plena, que es en última instancia la verdadera razón de vivir.
    Se vive para alcanzar la vida plena, la que transforma por amor y se hace libre en suma creadora por la obediencia y se muere por desobediencia y se hace esclavo de su elección, por elegir no obedecer.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.