Elementos de vida espiritual 1 de 6 (S Alberto Hurtado)

Durante esta semana compartiremos 6 fragmentos extraídos de La búsqueda de Dios, San Alberto Hurtado (París, 1947).

 

  1. Una espiritualidad sana
  2. El respeto de la persona
  3. El respeto de la obra de Dios
  4. ¡La entrega al Creador!
  5. Un cristianismo que tome todo el hombre
  6. Una condición

 

1. Una espiritualidad sana

Los que se preocupan de la vida espiritual no son muchos; y, desgraciadamente, entre ésos no todos van por camino seguro.

¡Cuántos, durante decenas de años, hacen meditación y lectura sin sacar gran provecho! ¡Cuántos, más preocupados de seguir un método que al Espíritu Santo! ¡Cuántos quieren imitar literalmente tal o tal santo, rehacer sus prácticas, renovar sus oraciones! ¡Cuántos aspiran a estados extraordinarios, a lo maravilloso, a las gracias sensibles! ¡Cuántos olvidan que forman parte de una humanidad adolorida y se fabrican una religión egoísta que no se acuerda de sus hermanos! ¡Cuántos leen y releen los manuales, o buscan recetas, sin conocer el Evangelio, sin acordarse de San Pablo!.

Para otros, la vida espiritual se confunde con los ejercicios de piedad: lectura espiritual, oración, exámenes. La vida activa viene a ser un pegote que se le agrega, pero no una prolongación, ni una preparación de su vida interior. Las preocupaciones de su vida ordinaria, las dificultades que tienen que vencer, su deber de estado, son echados fuera de la oración: les parece indigno mezclar Dios a esas banalidades.

Así llegan a forjarse una vida espiritual complicada y artificial. En lugar de buscar a Dios en las circunstancias en que nos ha puesto, en las necesidades profundas de mi persona, en las circunstancias de mi ambiente temporal y local, preferimos actuar como hombres universales o abstractos. Dios y la vida real no aparecen jamás en el mismo campo de pensamiento y de amor. Pelean para mantener en sí una sentimentalidad afectiva de orientación divina, para mantener, con esfuerzo, la mirada fija en Dios, para sublimarse intensamente; o bien se contentan con las fórmulas azucaradas de libros llamados de piedad. Esto hace pensar en el pensamiento de Pascal: el hombre no es ni ángel ni bestia, pero el que quiere hacer el ángel, obra como bestia (fait la bête).

Cosa más grave: Sacerdotes, hombres de estudio, que trabajan materias sobrenaturales, predicadores que preparan su predicación de mañana… no tendrán siquiera la idea de introducir estas materias en su vida de oración.

Seglares que dirigen obras de acción se prohibirán pensar en estas materias durante su oración. Hombres que pasan su día sobre las miserias del prójimo, para socorrerla, apartarán el recuerdo de sus pobres mientras asisten a la misa. Apóstoles abrumados de responsabilidades con miras al Reino de Dios, considerarán casi una falta el verse acompañados por sus preocupaciones y sus inquietudes.

Como si toda nuestra vida no debiera ir orientada hacia Dios, como si pensar en todas las cosas por Dios, no fuera ya pensar en Dios; o como si pudiéramos liberarnos a nuestro arbitrio de las solicitudes que Dios mismo nos ha puesto. Es tan fácil, en cambio, tan indispensable, elevarse a Dios, perderse en Él, partiendo de nuestra miseria, de nuestros fracasos, de nuestros grandes deseos. ¿Por qué, pues, echarlos de nosotros, en lugar de servirnos de ellos como de un trampolín? Con sencillez, pues, arrojar el puente de la fe, de la esperanza, del amor, entre nuestra alma y Dios.

 

8 Comentarios
  1. Ericka Daniela Vázquez Briceño Dice

    Muchas gracias!! Padre Gustavo en los E.E. lo menciona en muchas ocasiones… Dios permite que conozca más de El.
    Cariños y bendiciones!!

    1. Maria cruz Dice

      Si solo casa uno de nosotros comprendiéramos ese gran amor de Dios hacia nosotros y el de Virgencita seríamos otros. Gracias padre Gustavo por sus enseñanzas el Espíritu de Dios permanezca en usted Bendiciones 🙏🏼

      1. Norma Dice

        Gracias Padre Gustavo, tanto para aprender.

    2. José Cárdenas Dice

      En nuestro pobre caminar hacia Dios, nos comunicamos muy poco con Dios, ¿Porque yo trato de imitar a un Santo?, porque así lo dijo Pablo, sean imitadores mios como yo de Cristo. Y al final es más fácil amar que imitar.

  2. Isabel Dice

    ¡Muy agradecida! ¡El Señor y Marìa Santísima les bendigan!

    1. Alfredo Gutiérrez Baella Dice

      Es bueno, descentrarse de uno mismo para servir al prójimo. Pero él amor al prójimo nace del amor de Dios y este es el orden: me lleno del amor de Dios, en la intimidad con Él en la oración, y este encuentro me lleva a servir y amar en todo a mi prójimo.

  3. Martha Ospina Dice

    Oh DIOS!! Como hablas tan claro …….me quedo sorprendida……..y veo mi pequeñez……me buscas y aquí estoy …..
    Gracias por hablarme……por sacudirme y venir a mi cuando menos lo esperaba!!!!!!
    Bendice esta comunidad ya cada unos de tus hijos colmalos de amor!!!

  4. Maria Dice

    Muchas gracias Padre Justavo por ayudarnos a entender la gran importancia de estar conectados con Dios y nuestro hermano. Que no somos una isla sino una comunidad y que debemos estar atentos de unos a otros, amándonos, respetándonos como Dios nos ama. Que Dios los bendiga y guie sus pasos para que nos siga guiando a estas ovejitas que necesitamos de usted Bendiciones padre.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.