La Anunciación

Por un libre decreto de su sabiduría, decidió Dios eternamente que el misterio de Cristo no se realizara sino con el consentimiento de la que debía ser la ayuda del nuevo Adán; al prestar su libre adhesión, entró María en este misterio como…

La Cátedra de San Pedro

Recordamos estas hermosas palabras de San Juan Pablo II en la Misa concelebrada con los nuevos cardenales en 1998. «Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia» (Mt 16, 18). Las palabras de Cristo al apóstol Pedro en Cesarea de…

La ceniza

1. – «Eres polvo y al polvo volverás» (Gn. 3, 19). Estas palabras, que el Señor pronunciara por primera vez dirigidas a Adán por razón del pecado cometido, las repite hoy la Iglesia a todo cristiano para recordarle tres verdades…

El bautismo de Nuestro Señor

El propósito del Bautismo del Señor era el mismo que el de su nacimiento; identificarse con la humanidad pecadora. ¿Acaso no había prometido Isaías que Él sería, “contado con los transgresores”? En efecto, nuestro Señor estaba diciendo:…

Los tres Magos

Algunos días después, tres Magos llegaban de la Caldea, y se postraban ante Jesús. Acaso venían de Ecbatana, tal vez de las orillas del mar Caspio. Caballeros en sus camellos, con las petacas repletas colgadas de las sillas, vadeado habían…

La manifestación del Señor

Hace pocos días celebramos la fecha en que el Señor nació de los judíos; hoy celebramos aquella en que fue adorado por los gentiles. La salvación, en efecto, viene de los judíos; pero esta salvación llega hasta los confines de la tierra,…

María, Madre de Dios

María, Madre de Dios "Y dijo María al ángel: ¿cómo puede ser esto, sino conozco varón? Y respondiendo el ángel le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti y te cubrirá con su sombra la virtud del Altísimo y por eso lo santo que nacerá de ti…

La Navidad

En este instante, cuando el día santo de Navidad ha llegado a su plenitud, os invito a meditar juntamente conmigo en el misterio:«Al principio era el Verbo... y el Verbo era Dios...  Todas las cosas fueron hechas por El, y sin El no…