La devoción de los siete dolores y gozos de San José

0 4.602

para propiciar la veneración e imitación y para solicitar la ayuda de San José, ponemos a continuación el siempre actual Ejercicio de los siete Dolores y Gozos…Cada domingo reza recordando un dolor y un gozo.

PRIMER DOLOR Y GOZO
Glorioso San José, por el dolor y el gozo que viviste en el misterio de la encarnación del Hijo de Dios en el seno de nuestra Santa Madre la Virgen María. Obtiene para nosotros la gracia de la confianza en Dios (hacer una breve pausa para meditar)

Rezar un Padre nuestro, Ave María y Gloria

SEGUNDO DOLOR Y GOZO
Glorioso San José, por el dolor que experimentaste al ver nacer al Niño Jesús en tanta pobreza y por el gozo que sentiste al ver como lo adoraban los ángeles. Obtén para nosotros la gracia de acercarnos a la santa comunión con fe, humildad y amor.(Hacer una breve meditación).

Rezar un Padre nuestro, Ave María y Gloria

TERCER DOLOR Y GOZO
Glorioso San José, por el dolor que experimentaste al circuncidar al Divino Niño y por el gozo que sentiste al ponerle el nombre de Jesús, ordenado por el ángel. Obtén para nosotros la gracia de quitar del corazón todo aquello que no es bueno frente a los ojos de Dios. (Breve pausa para meditar)

Rezar un Padre nuestro, Ave María y Gloria

CUARTO DOLOR Y GOZO
Glorioso San José, por el dolor y el gozo que experimentaste al escuchar la profecía del viejo Simeón, que anunciaba la perdición y por otro lado la salvación de tantas almas mientras tomaba al Niño Jesús en sus brazos. Obtén para nosotros gracia de meditar los dolores de Jesús y los dolores de María (Hacer una pausa para meditar)

Rezar un Padre nuestro, Ave María y Gloria

QUINTO DOLOR Y GOZO
Glorioso San José, por el dolor que experimentaste al huir a Egipto y por el gozo que sentiste al tener siempre contigo a Dios junto a su Madre. Obtén para nosotros la gracia de poder cumplir con fidelidad y amor todos nuestros deberes. (Hacer una breve pausa para meditar)

Rezar un Padre nuestro, Ave María y Gloria

SEXTO DOLOR Y GOZO
Glorioso San José, por el dolor que experimentaste en la persecución del Niño Jesús y por el gozo de volver a tu casa de Nazaret. Obtén para nosotros la gracia de hacer siempre la voluntad de Dios. (Hacer una meditación)

Rezar un Padre nuestro, Ave María y Gloria

SÉPTIMO DOLOR Y GOZO
Glorioso San José, por el dolor que sufriste cuando se perdió Jesús y por el gozo que sentiste cuando lo encontraste. Obtén para nosotros la gracia de llevar una buena vida y morir santamente. (Hacer una breve meditación)

Rezar un Padre nuestro, Ave María y Gloria

HISTORIA DE LA DEVOCIÓN DE LOS SIETE DOLORES Y GOZOS DE SAN JOSÉ

Fray Juan de Fanno, un escritor italiano nos cuenta que navegaban dos Padres de la Orden de San Francisco para Flandes, y se anegó la nave en que iban trescientas personas.

Los dos se abrazaron a una tabla y anduvieron tres días con sus noches sobre las ondas del mar, se encomendaron al glorioso San José, de quien eran muy particularmente devotos. Al tercer día se apareció en medio de ellos, sobre la misma tabla, en figura de un hermosísimo mancebo, les saludo afablemente, confortó sus ánimos desaecidos y alentó las fuerzas de sus cansados miembros, y sanos y salvos salieron a puerto.

Los buenos frailes, como se vieron en tierra, hincadas sus rodillas, dieron gracias a Dios por tan gran beneficio, y al mancebo que les acompañó le suplicaron encarecidamente les dijese su nombre: les declaró ser San José, y les descubrió los siete grandes dolores y siete gozos que recibió en los siete misterios, de que se tiene tan gran devoción, prometiendo ayudar y favorecer en todas sus necesidades a cualquiera que en memoria de estos siete misterios dijese cada día siete Padrenuestros y siete Avemarías, y esta devoción usan muchos en Italia, principalmente los Padres Capuchinos».

De aquí nació la piadosa devoción de los Siete Domingos, en que se recuerdan esos siete dolores y gozos de San José.

Los Siete Domingos pueden hacerse en todo tiempo, si bien el más apropiado es el anterior a la fiesta de San José, del 19 de marzo.

Los Siete Domingos consisten principalmente en la meditación de los siete dolores y gozos de San José y el rezo de un Padrenuestro y un Avemaría. Son el rosario de San José. En la historia que hemos narrado antes, sólo se pidió a los dos Padres capuchinos salvados del naufragio que rezasen siete Padrenuestros y siete Avemarías.

Comentarios
Loading...
A %d blogueros les gusta esto: