Rezar con San Ignacio – día tercero

0 3.415

Video de su vida: (3 de 9)

Rezar con San Ignacio: 

Cuando el joven Tobías estaba para hacer el viaje a la ciudad de Rages, se le presentó el Arcángel San Rafael en persona de joven y se le ofreció para compañero y conductor; pero si a Tobías se le hubiesen presentado dos jóvenes y bajo el aspecto del primero se hubiese ocultado el Arcángel, y bajo el aspecto del segundo se hubiese ocultado Lucifer; si Tobías volviendo las espaldas al Arcángel hubiese elegido a Lucifer, ¿no se hubiese precipitado por sí mismo en el mayor infortunio que puede imaginarse?

Mis amados, todos nosotros estamos actualmente de viaje para la Eternidad: todas las horas damos un paso más hacia la eternidad. El camino es desconocido: está lleno de peligros y asechanzas.

Dos guías, dos conductores se nos ofrecen… Jesucristo y Lucifer… Jesús Hijo unigénito del Padre… Jesús santidad por esencia. Jesús que nos ama en extremo.

Jesús que no busca sino nuestra felicidad. Oh y qué segura es esta guía.

La segunda es Lucifer. Lucifer, el mayor enemigo de Dios, Lucifer espíritu condenado, Lucifer que nos aborrece en extremo, Lucifer que no busca otra cosa que nuestra eterna condenación.

¿Cuál de los dos queréis seguir, mis amados? Y qué ¿habréis perdido el juicio, para abandonar al conductor del Cielo, por seguir al conductor que lleva al infierno?

¡Ah! No hagáis tal cosa, mis amados. Por el contrario seguid a Jesucristo hasta la muerte, y alistaos bajo de su bandera, por él el camino que conduce con seguridad al Padre; la verdad que descubre todos los engaños y asechanzas de Lucifer, y la vida donde se encuentra la bienaventuranza eterna.

A este fin voy a explicar en esta noche la consideración que S. Ignacio llamó de las banderas: la que alentará más y más nuestro corazón, y le dará más bríos, para seguir muy de cerca a Jesucristo: porque siendo verdad que Él nos convida a empresas verdaderamente difíciles y arduas, quizá nuestro corazón tendría menos ánimo para seguirle, si no se hallase reforzado por la eficacia de un llamamiento incontrastable: esto obra poderosa y suavemente la consideración de las banderas, que ha producido ya tantas esclarecidas religiones, y ha formado tantos hombres y tantas mujeres eminentes en santidad; porque esta consideración hace elegir estado de vida al que no lo tiene; y hace reformar lo malo del estado que ya se ha tomado.

San JOSE GABRIEL BROCHERO

DESCARGAR  EL SERMÓN

 

ETERNO SEÑOR

 

Eterno Señor de todas las cosas,
yo hago mi oblación con vuestro favor y ayuda,
delante vuestra infinita bondad,
y delante vuestra Madre gloriosa
y de todos los santos y santas de la corte celestial,
que yo quiero y deseo y es mi determinación deliberada,
sólo que sea vuestro mayor servicio y alabanza,
de imitaros en pasar todas injurias y todo vituperio
y toda pobreza, así actual como espiritual,
queriéndome vuestra santísima majestad elegir y recibir en tal vida y estado.

 

Comentarios
Loading...
A %d blogueros les gusta esto: