Novena a San Juan Pablo II

Si deseas sumarte a los grupos donde enviaremos el material de la novena puedes entrar a la INVITACIÓN A LA NOVENA DE SAN JUAN PABLO II

Material diario de la Novena


 

Padre espiritual y guía de nuestras almas
San Juan Pablo II, como padre y guía, nos lleva a lo esencial de nuestras vidas, nos lleva a Jesucristo.

“Cristo define su misión de Salvador como un servicio, cuya manifestación más elevada consistirá en el sacrificio de su vida en favor de los hombres: «El Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos» (Mc 10, 45; cf. Mt 20, 28). Estas palabras, pronunciadas para contrarrestar la tendencia de los discípulos a buscar el primer lugar en el Reino, quieren sobre todo suscitar en ellos una nueva mentalidad, más acorde con la del Maestro…

1. PDF Práctica de preparación y oraciones
2. Audio: ibidem, más las letanías cantadas

3. Catequesis: La vida interior de San Juan Pablo Magno

Maestro Insigne de la Verdad
“Amad la verdad por encima de todo, sintiendo viva comprensión por la sociedad moderna en la que vivimos. La humanidad de hoy está llena de personas que buscan la verdad… Amad la verdad sobre todo con el escrúpulo de la ortodoxia, escuchando ávidamente al maestro que habla en lo íntimo de cada uno, y permaneciendo estrechamente unidos a la Iglesia, Madre de salvación… Amad, por fin, la verdad dedicándoos cuidadosamente al trabajo de vuestra perfección… Porque amar la verdad significa en concreto amar la santidad”[1]

[1] Cf. SAN JUAN PABLO II, Al Capítulo General de los Agustinos (25/08/1983).

1. PDF Práctica de preparación y oraciones
2. Audio: ibidem, más las letanías cantadas

3. Catequesis: San Juan Pablo Magno, confesor de la fe y testigo de esperanza

novena a san juan pablo II

3. Catequesis: San Juan Pablo Magno, confesor de la fe y testigo de esperanza

Pastor Bueno

“Mediante el antiguo y sugestivo gesto sacramental de la imposición de las manos y la plegaria de consagración, os convertiréis en presbíteros para ser, a imagen del buen Pastor, servidores del pueblo cristiano con un título nuevo y más profundo.

Participaréis en la misma misión de Cristo, sembrando a manos llenas la semilla de la palabra de Dios.

1. PDF Práctica de preparación y oraciones
2. Audio: ibidem, más las letanías cantadas

3. Catequesis: San Juan Pablo Magno, sacerdote inmolado y pontífice entre Dios y los hombres

Misionero Infatigable

“No podemos permanecer tranquilos si pensamos en los millones de hermanos y hermanas nuestros, redimidos también por la sangre de Cristo, que viven sin conocer el amor de Dios.

Para el creyente, en singular, lo mismo que para toda la Iglesia, la causa misionera debe ser la primera, porque concierne al destino eterno de los hombres y responde al designio misterioso y misericordioso de Dios”.

1. PDF Práctica de preparación y oraciones
2. Audio: ibidem, más las letanías cantadas

3. Catequesis: San Juan Pablo Magno, misionero planetario

Apóstol de María

“Nunca como hoy la Iglesia ha tenido la oportunidad de hacer llegar el Evangelio, con el testimonio y la palabra, a todos los hombres y a todos los pueblos… Como los Apóstoles después de la Ascensión de Cristo, la Iglesia debe reunirse en el Cenáculo con María, la madre de Jesús , para implorar el Espíritu y obtener fuerza y valor para cumplir el mandato misionero…
A la ‘mediación de María, orientada plenamente hacia Cristo y encaminada a la revelación de su poder salvífico , confío la Iglesia y, en particular, aquellos que se dedican a cumplir el mandato misionero en el mundo de hoy” .

1. PDF Práctica de preparación y oraciones
2. Audio: ibidem, más las letanías cantadas

3. Catequesis: «Totus tuus ego sum Maria»: el secreto de la santidad de Juan Pablo II


novena en honor a San Juan Pablo II

Gran Evangelizador de la Cultura

“No podemos dejar de evangelizar: son tantas las regiones, tantos los ambientes culturales que permanecen insensibles a la buena noticia de Jesucristo. Pienso en las culturas de extensas regiones del mundo todavía al margen de la fe cristiana.

Pero pienso también en los amplios sectores culturales en países de tradición cristiana que, hoy, parecen indiferentes —cuando no refractarios— al Evangelio. […]

La Iglesia respeta a todas las culturas y no impone a ninguna su fe en Jesucristo, pero invita a todas las personas de buena voluntad a promover una verdadera civilización del amor fundada en los valores evangélicos de la fraternidad, de la justicia y de la dignidad para todos” .

1. PDF Práctica de preparación y oraciones
2. Audio: ibidem, más las letanías cantadas

3. Catequesis:

Amigo de los jóvenes y Papa de las familias

“Al dirigirme a las familias cristianas deseo, por tanto, confirmarlas en su misión de educar a las jóvenes generaciones, esperanza de la sociedad y de la Iglesia.

«Este misterio es grande» (Ef 5, 32)

A pesar de los profundos cambios históricos, la familia sigue siendo la más completa y la más rica escuela de humanidad, en la que se vive la experiencia más significativa del amor gratuito, de la fidelidad, del respeto mutuo y de la defensa de la vida. Su tarea específica es la de custodiar y transmitir, mediante la educación de los hijos, virtudes y valores, a fin de edificar y promover el bien de cada uno y el de la comunidad.

Esta misma responsabilidad compromete, con mayor razón, a la familia cristiana por el hecho de que sus miembros, ya consagrados y santificados en virtud del bautismo, están llamados a una particular vocación apostólica por el sacramento del matrimonio (cf. Familiaris consortio, 52, 54).

La familia, en la medida que adquiere conciencia de esta genuina vocación suya y responde a ella, llega a ser una comunidad de santificación, en la que se aprende a vivir la mansedumbre, la justicia, la misericordia, la castidad, la paz, la pureza del corazón (cf. Ef 4, 1-4; Familiaris consortio, 21); llega a ser lo que, con otras palabras, san Juan Crisóstomo llama iglesia doméstica, esto es, el lugar en el que Jesucristo vive y obra la salvación de los hombres y el crecimiento del reino de Dios. Sus miembros, llamados a la fe y a la vida eterna, son «partícipes de la naturaleza divina» (2 P 1, 4), se alimentan en la mesa de la palabra de Dios y de los sacramentos, y se manifiestan con aquel modo evangélico de pensar y de obrar que les abre a la vida de la santidad sobre la tierra y de la felicidad eterna en el cielo (cf. Ef 1, 4-5).

1. PDF Práctica de preparación y oraciones
2. Audio: ibidem, más las letanías cantadas

3. Catequesis:

 

A %d blogueros les gusta esto: