COLABORAR

Search
Close this search box.

Dios, César y Antígona (P. Miguel A. Fuentes, IVE)

Más leído esta semana

“Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”.

El principio sentado por Jesucristo no se circunscribe al problema impositivo, es el axioma esencial que pone las cosas en su lugar entre el poder temporal y el poder divino y las obligaciones de todo creyente para con uno y con Otro.
[responsivevoice_button voice=”Spanish Latin American Female” buttontext=”Escuchar esta entrada”]

Y no solo del creyente cristiano, sino simplemente del hombre que en su corazón ve brillar la luz que ilumina el misterio divino y su soberanía sobre todas las cosas, como hace patente la extraordinaria declaración de la jovencísima Antígona ante el tirano Creonte.

Nadie tiene derecho a mandarnos algo intrínsecamente malo; y si lo hace, jamás debemos plegarnos a su capricho, porque al hacerlo desobedeceríamos a Dios. Ante el César no se rinde la conciencia; esta solo dobla sus rodillas ante Dios. Incluso en el extremo de que se deba pagar esta convicción con la propia vida. Los invito a escuchar la explicación del argumento.

 

P Miguel A Fuentes, IVE

Seguir Leyendo

Comentarios 4

  1. Diego A. Ibarra Diego A. Ibarra dice:

    ¡Muy bueno pater! Muchísimas gracias…

  2. Avatar Cynthia Elena Muñoz Porras dice:

    Excelente! Muchas gracias Padre. Oremos por la situación tan terrible que están viviendo los sacerdotes y la Iglesia Católica en Nicaragua . Los costarricenses estamos muy preocupados. Dios los bendiga a ustedes y les ayude a continuar con fortaleza y valentía sembrando la buena semilla de la Fe.

  3. Avatar Esthela Amendaño dice:

    He aquí en dónde tenemos que pedir a María Santísima que interceda ante Jesús para que nos envía El Espíritu Santo para que el miedo se nos elimine por la fuerza del Espíritu Santo.En verdad hay vivir en continúa oración para no caer en la tentación.

  4. Avatar Marcos dice:

    Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (1 Timoteo 2:5). Mediante Él se extiende la misericordia a cada uno de nosotros sin ofender la eterna ley de la justicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.