Detente del Sagrado Corazón

Poderosa ayuda, oración y milagros

0

E l detente del Sagrado Corazón de Jesús es símbolo y medio elegido por Él para demostrar su poderEl detente es un regalo del Sagrado Corazón a las almasEs un pequeño escudo que se coloca sobre el pecho, pero con un infinito poder.

Así lo demuestran los numerosos milagros

En el artículo detente, un poderoso sacramental contábamos su historia,. Fue instituido como tal por el Papa Pio IX. Lo que lo llevó a hacerlo fue el milagro de la bala que no penetró en el corazón porque el detente lo detuvo. Aquel soldado sobrevivió la guerra cuando una bala que iba directo a su corazón rebotó en el detente que le cosió su madre.

Esta madre agradecida relató el milagro al Santo Padre. El Papa escuchó atentamente y dijo: “Esto, señora, es una inspiración del Cielo.” Luego concedió la aprobación definitiva a tal devoción y añadió:

Voy a bendecir este Corazón, y quiero que todos aquellos hechos según este modelo reciban esta misma bendición, sin que sea necesario que algún otro sacerdote la renueve. Además, quiero que Satanás de ningún modo pueda causar daño a aquellos que lleven consigo este Escudo, símbolo del Corazón adorable de Jesús.”

Luego el mismo Papa Pío IX dictó la siguiente plegaria:

Oración para rezar usando el detente del Corazón de Jesús

Abridme, oh Buen Jesús, las puertas de Vuestro Sagrado Corazón,
unidme a Él para siempre.

Que todas mis respiraciones y palpitaciones de mi pobre corazón,
aún cuando esté durmiendo, os sirvan de testimonio de mi amor
y os digan sin cesar: Señor, os amo.

Recibid el poco bien que yo hago, y dadme vuestra santa gracia para reparar todo el mal que he hecho. Para que os ame en el tiempo y os alabe por toda la eternidad.

Amén.

¡Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío!

Al recitar la jaculatoria del “Detente”, renegamos de las obras del mundo, del demonio y de la carne y pedimos la protección del poder de Jesucristo que obtuvo la victoria final en la Cruz.

Milagros de Sagrado Corazón a aquellos que lo llevan 

España

A finales del siglo XIX  cuatro soldados españoles estaban en línea para ser fusilados en la guerra contra Cuba. En el momento de disparar al primero, la bala rebotó en el detente, dejándolo ileso. El soldado gritó milagro y todos quedaron asombrados. De igual modo que el milagro por el cual fue instituido, el detente les conservó la vida a los cuatro que al finalizar la guerra pudieron regresar a su patria.

Francia

El uso del “Detente” se extendió grandemente. Especialmente desde 1866, durante los estragos producidos por la epidemia del cólera de Amiens, Roubaix, Cairo y otras partes. Su influencia beneficiosa se hizo evidente.

Pero desde antes de instituido por el Papa Pio IX ya se utilizaba desde el tiempo de Santa María Margarita Alacoque.

Durante una terrible plaga en Marsella, Francia, en el año 1720, repartieron entre todos los fieles este pequeño escapulario, o como se le llamó “Salvaguardia».

Este “Detente” consistía en un pedazo de tela blanca en la cual la imagen del Sagrado Corazón era bordada, con la leyenda “Oh Corazón de Jesús, abismo de amor y misericordia, en ti confío”

La forma que hoy tiene el detente fue dada por la Venerable Ana Magdalena Rémuzat. Nuestro Señor le había dejado saber de antemano el daño que iba a causar la plaga. Y también el maravilloso auxilio que la ciudad encontraría en la devoción a Su Sagrado Corazón. Ella hizo, con la ayuda de sus hermanas en religión, miles de estos emblemas y los repartieron por toda la ciudad y alrededores. La historia nos relata que poco después la plaga cesó.

 

Comentarios
Loading...