La Santísima Trinidad – El misterio íntimo de Dios

San Juan Pablo II, Homilía en la basílica de San Pedro 29-5-1983

0

«Oh Señor, Dios nuestro, qué admirable es tu nombre

en toda la tierra» (Sal 8, 2).

queridos hermanos y hermanas, queridos jóvenes que están por recibir el sacramento de la confirmación,  estas palabras del Salmo responsorial de la liturgia de hoy nos ponen con temblor y adoración ante el gran misterio de la Santísima Trinidad, cuya fiesta estamos celebrando solemnemente. «¡Qué admirable es tu nombre en toda la tierra!». Y sin embargo, la extensión del mundo y del universo, aun cuando ilimitado, no iguala la inconmensurable realidad de la vida de Dios. Ante él hay que acoger más que nunca con humildad la invitación del sabio bíblico, cuando advierte: «Que tu corazón no se apresure a proferir una palabra delante de Dios, que Dios está en los cielos, y tú en la tierra» (Qo 5, 1).

De hecho, Dios es la única realidad que escapa a nuestras capacidades de medición y control; de dominio, de comprensión exhaustiva. Por eso es Dios: porque él es quien nos mide, nos apoya, nos guía y nos comprende, incluso cuando no somos conscientes de ello. Pero si esto es cierto para la divinidad en general, tanto más cierto para el misterio trinitario, es decir, típicamente cristiano, del mismo Dios. Él es a la vez Padre, Hijo y Espíritu Santo. Pero estos no son tres dioses separados, esto sería una blasfemia, ni siquiera formas simples, diferentes e impersonales de presentarse por una sola persona divina: esto significaría empobrecer radicalmente su riqueza de comunión interpersonal.

Nosotros somos capaces de decir acerca del Dios Uno y Trino más lo que no es, que lo que es. Además, si pudiéramos explicarlo adecuadamente con nuestra razón, significaría que lo habríamos capturado y reducido al tamaño de nuestra mente, casi lo habríamos aprisionado en la malla de nuestro pensamiento; ¡pero entonces, lo habríamos reducido a las pequeñas dimensiones de un ídolo!

En cambio: «¡Qué grande es tu nombre en toda la tierra»! Es decir: ¡qué grande eres a nuestros ojos, qué libre eres, qué diferente eres!

Sin embargo, aquí está la novedad cristiana: el Padre nos amó tanto que nos dió a su Hijo unigénito; por amor, el Hijo derramó su sangre en nuestro favor; e incluso el Espíritu Santo, como se expresa en la segunda lectura bíblica de hoy, «nos fue dado» de tal manera que nos introdujo el mismo amor con el que Dios nos ama (cf. Rom 5, 5).

Por lo tanto, Dios Uno y Trino no es, pues, solo algo diverso, superior, inalcanzable. Al contrario, el Hijo de Dios «no se avergüenza de llamarnos hermanos» (Heb 2:11), «participando en la sangre y la carne» (Heb 2:14) de cada uno de nosotros; y después de la resurrección de Pascua se realiza para cada uno de los cristianos la promesa del Señor mismo, cuando dijo en la última Cena: «Vendremos a él, y en él haremos nuestra morada» (Jn 14, 23).

Es evidente, pues, que la Trinidad no es tanto un misterio para nuestra mente –como si se tratase de un teorema intrincado–, cuanto, y mucho más, de un misterio para nuestro corazón (cf 1Jn 3, 20), puesto que es un misterio de amor. Y nunca entenderemos, no digo tanto la naturaleza ontológica de Dios, sino la razón por la que nos amó hasta tal punto que a nuestros ojos se identificó con el Amor mismo (cf. Jn 4,16).

Estimados Confirmantes, el sacramento que recibirán ahora confirma y sella lo que ya ha funcionado misteriosamente en ustedes con el Bautismo, cuando se han convertido completamente en hijos adoptivos de Dios, es decir, se inserta beneficiosamente en el rango de acción de su amor: no solo por el amor que siente por cada ser como creador, sino sobre todo por el amor muy especial que ha demostrado por el hombre en Jesucristo como Redentor.

Con la Confirmación adquieren una relación muy particular con el Señor Jesús, están oficialmente consagrados como testigos ante Él, ante la Iglesia y ante el mundo. Les necesita y quiere que sean fuertes, felices y generosos. De alguna manera, le prestan vuestros rostros, vuestro corazón, toda vuestra persona, para comportarse frente a los demás como Él: si son buenos, convencidos, dedicados al bien de los demás, fieles servidores del Evangelio, entonces será Jesús mismo que causará una buena impresión; pero si fueran débiles y cobardes, entonces ocultaran su verdadera identidad y no le harán honor.

Mirad, por lo tanto, que están llamados a una tarea muy alta, lo que los hace verdaderos cristianos, completos. La confirmación, de hecho, les introduce en la edad adulta del cristiano; es decir, les confía y reconoce un sentido de responsabilidad que no es de los niños. El niño aún no es dueño de sí mismo, de sus acciones, de su vida. El adulto, por otro lado, tiene el coraje de tomar sus propias decisiones, sabe cómo soportar las consecuencias, es capaz de pagar por sí mismo, ya que ha adquirido una plenitud tan interna que puede decidir por sí mismo, comprometer su propia existencia como le parezca y, sobre todo, dar amor en lugar de solo recibirlo.

Queridos niños y niñas, todo esto no se puede hacer solo. ¡Ay, si confiaran solo en sus propias fuerzas!. Nadie puede ser un auténtico discípulo de Cristo, si quiere estar solo, por iniciativa propia y con sus propias energías. ¡Es imposible! Solo se llevaría a cabo una caricatura del verdadero cristiano. Así como no podemos convertirnos en adultos humanamente, si no hay una contribución nueva y decisiva de la naturaleza, también lo es para el cristiano en otro nivel. Pero con la Confirmación recibirán un derramamiento y una dotación especial del Espíritu Santo, quien, al igual que el viento, del cual deriva la palabra, vivifica, empuja, refresca.

Él es nuestra fuerza secreta, diría que casi la reserva inagotable y la fuerza impulsora de todo nuestro pensamiento y trabajo como cristianos. Él nos da coraje, como a los apóstoles en el Cenáculo de Pentecostés. Nos hace comprender la verdad y la belleza de las palabras de Jesús, como leemos en el Evangelio de hoy tomado de San Juan.

Él nos da vida, como se expresa el apóstol Pablo (cf. 2 Cor 3, 6). De hecho, Él es el Espíritu de Dios y el Espíritu de Cristo. Y esto significa que, viniendo a nosotros, Él no viene solo, sino que trae consigo el sello del Padre y del Hijo Jesús. Al mismo tiempo, nos presenta ese misterio trinitario que, sí es difícil hablar de ello, no es por esto. deja de ser la base inconfundible y el sello de nuestra identidad cristiana.

Si! estas son cosas grandiosas, piensen que de ahora en adelante, como adultos en la fe, no pueden ni deben prescindir de ellas.

Queridos amigos, les deseo de todo corazón que sus pulmones siempre estén llenos de este viento del Espíritu, que recibirán hoy en abundancia, y que les permita a ustedes y a toda la Iglesia respirar según el ritmo del mismo Cristo.

Rezaré especialmente por todos ustedes y estoy feliz de impartirles mi bendición apostólica a ustedes y a nuestros seres queridos al final de la Misa. Que el Señor siempre esté con ustedes y les ayude a ser testigos valientes en la fe.

 

Comentarios
Loading...