COLABORAR

Search
Close this search box.

Más leído esta semana

Sophie, era una mujer católica, que trabajaba en la limpieza. Uno de los señores del gran edificio donde trabajaba le dijo: «Oye, Sophie, tengo entendido que eres cristiana». «Sí, señor, soy hija de Dios, mi Señor y mi Rey», fue su respuesta inmediata. «¡Oh! Entonces, debes ser una princesa, ya que Dios es tu Rey». «Estoy segura de que lo soy». «Pues bien, si Dios es tu Padre, y tú eres princesa e hija de un Rey, ¿no crees que está por debajo de tu dignidad encontrarte aquí fregando estos sucios escalones?». Ella respondió con orgullo: «No hay humillación, ya que no estoy fregando estos escalones para mi jefe, sino que los estoy fregando para Jesucristo, mi Salvador».

Su respuesta se basaba en la virtud de la humildad. La humildad da respuesta a estas preguntas: ¿cuál es mi auténtica realidad? ¿Cuál es mi auténtica relación con Dios? ¿Cuál es el lugar que ocupo ante Dios? ¿Quién soy yo para Dios?

Por eso, la humildad nos hace descubrir el verdadero sentido de las cosas que nos humillan. ¿Qué nos humilla? Normalmente, las cosas que van en contra de nuestros deseos o de nuestra voluntad (por ejemplo: como soy hijo de Rey no quiero este trabajo o esta enfermedad o lo que sea). Muchas veces, la realidad que vivimos es contraria a nuestros deseos o a nuestra voluntad. Si no vemos esa contradicción como la Voluntad de Dios para nuestra vida, esa contradicción nos humillará.

Necesitamos una profunda vida interior para ser humildes, sobre todo cuando la realidad (o más propiamente, la Voluntad de Dios) nos humilla. Debemos trabajar en nuestra vida espiritual, particularmente en la virtud de la humildad, para aceptar la realidad (que se opone a nuestra voluntad) como una realidad que viene de nuestro Padre amoroso del cielo. Cuando algo me contradice y me quejo de ello, significa que el amor propio me está guiando en esa queja. Si quiero ser yo quien elija las cruces que llevaré, a menudo me sentiré humillado por las circunstancias de la vida. Humildad significa reconocer que soy hijo o hija de Dios y que esa realidad (que me contradice) viene de Dios, mi Padre, para santificarme. Si permito que la humildad guíe mi vida cuando algo va en mi contra, podré decir: «no hay humillación sin embargo, ya que, Dios lo envió por el bien de mi salvación».

Seguir Leyendo

Comments 8

  1. Avatar Diana Peregrina Carrizo says:

    no hay humillación sin embargo, ya que, Dios lo envió por el bien de mi salvación» Estoy trabajando en ésta reflexión la practico y la aplico y me ha ido muy bien gracias a Dios y los santos Ejercicios .

  2. Avatar Sandra de Vera says:

    Gracias está reflexión me ha ayudado a poner en orden mi manera de sentir una vejacion
    Soy una hija de Dios y es mi valía todo lo que haga en el mundo solo es para Gloria de mi Padre Celestial 🙏❤️

  3. Avatar susanna Saurr says:

    Todo el material es excelente. Comparto todo con varias amigas. Muchísimas gracias

  4. Avatar Rocío de la Mota says:

    Gracias por tan hermosa reflexiones.

  5. Avatar Ana Pereira says:

    Nuestro Dios quiere nuestra salvación eterna a través de su ámor incondicional por eso debemos aceptar lo que venga de el con humildad.

  6. Maria Vilca Figueredo Maria Vilca Figueredo says:

    Enséñame ,SEÑOR, tú camino ,para que siga tu verdad.
    Sal.85
    Gracias Hermanos, es una buena reflexión para tenerla presente en nuestra vida.espiritual.

  7. Teresa Diaz Teresa Diaz says:

    No he podido encontrar una guía espiritual, solo Dios sabe porque. Pero lo que he visto por la Gracias de Dios, siempre que tengo alguna inquietud o necesito luz en mis reflexiones. Sus notas, predicaciones, retiros de un día del mes, vida de los santos. La confesión, Han sido mi guía espiritual y he notado increíbles cambios en mi vida humanamente y espiritualmente. Los ejercicios de cuaresma cada año y mi renovación a mi Consagracion a mi Madre Santísima, es parte fundamental para mi guía y crecimiento espiritual. Ustedes IVE son mi guía espiritual. Dios me ama inmediatamente y su misericordia infinita a través de ustedes. Mil Gracias por su voluntad y entrega.

  8. Emelin Flores Emelin Flores says:

    Haciendo todo para mí Dios y Señor nunca más me sentiré humillada… Todo por Tí y para Tí Cristo 🙏🙇‍♀️

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social Share Buttons and Icons powered by Ultimatelysocial