La gente mira con admiración a los misioneros – P. Diego Cano, IVE

Misiones populares 2021 (segunda parte y última parte de la crónica)

Ushetu, Tanzania, 29 de julio de 2021

El tercer centro de misión fue en Salawe, en la zona oeste de la parroquia de Kangeme. Los misioneros varones vivían en el “puesto misionero” de Mazirayo, Nuestra Señora de Luján. Las hermanas, la novicia y las aspirantes dormían en la casa que les prestaba la familia de la novicia, que es de ese pueblo de Salawe. Una casita muy humilde, como todas las de esta zona, con paredes de barro, y en un espacio muy pequeño durmieron con mucho sacrificio. Esta aldea, antiguamente, cuando comenzamos nuestra misión en Ushetu, podíamos ir a celebrar misa tal vez una o dos veces al año. Había una pequeña capilla de barro con techo de pajas. Y actualmente tenemos una hermosa iglesia, dedicada a San Luis Rey de Francia. Para la gente era increíble que los misioneros estuvieran tantos días con ellos. En el rosario de la aurora participaba muchísima gente, y para los actos misioneros la iglesia estaba llena. También fue sacrificado para el padre y los misioneros varones, que debían viajar ida y vuelta cada día desde Mazirayo a Salawe. El camino estaba en muy mal estado, tanto que los misioneros fueron el día anterior para trabajar y rellenar algunos lugares del camino para facilitar el paso del vehículo, que de todas maneras es un vehículo de doble tracción. El día de la clausura de la misión se realizaron 33 bautismos, cinco matrimonios, 4 confirmaciones, y 4 primeras comuniones. Los misioneros en esta misión eran cerca 20, entre religiosos, religiosas y jóvenes. El predicador fue el P. Pablo Folz, IVE.
Es de destacar que en esta misión se casaron los papás de la novicia, y su papá recibió el bautismo ese día… un gran fruto de conversión, gracias a la entrega de una hija a Dios. Se siguen cumpliendo siempre las palabras de San Luis Orione: «La familia de un consagrado se salva hasta le tercera y cuarta generación».
Para terminar, resumiendo el espíritu de estos días de misión, quería destacar la alegría que había en todos los misioneros. Había una gran sintonía de trabajo entre todos, y se ve cómo las vocaciones y los jóvenes, van participando del espíritu de la familia religiosa. Pude percibir un gran espíritu de sacrificio en todos, puesto que las misiones este año duraron diez días, las hicimos más largas que años anteriores. Y hubo sacrificio puesto que el cansancio se hacía notar al pasar los días. Había muchos sacrificio en los horarios, madrugando para comenzar el rosario a las 5:30 de la mañana, mucho sacrificio en las comidas, en los lugares de descanso, en el duro clima de esta época de sequía, con el frío y el viento por la mañana, mucha tierra, y mucho calor al mediodía y la tarde. En todas las misiones había que caminar mucho, meterse en el monte, y llegar de regreso al mediodía, con mucho calor.
Los esfuerzos se han visto coronados con muchos frutos, y sobre todo con la gran alegría de haber llevado el mensaje de Cristo a los lugares donde hace tanta falta. La gente mira con admiración a la Iglesia Católica y a los misioneros, tan esforzados y sobre todo, llenos de alegría. Es de destacar que muchos misioneros se iban enfermando en el transcurso de la misión, y allí mismo ofrecían sus sacrificios por los frutos de la misión. Sin perder tiempo se acercaban al dispensario, y una vez que se comenzaban a mejorar, ya estaban de nuevo en el trabajo. Las hermanas enfermeras también han tenido mucho trabajo en estos días, puesto que es muy común, cuando hay mucho trabajo, y en esta época de tanta tierra y de viento, que se den enfermedades como la malaria, y enfermedades del estómago, al bajarse las defensas. Pero todo ha resultado exitosamente, sin grandes complicaciones, gracias a Dios.
Me admira considerar que hemos tenido casi 60 misioneros durante diez días, visitando los lugares más extremos, haciendo procesiones, visitando enfermos, dando catecismo, jugando con los niños, etc. Tal vez parecería que pasa desapercibido, porque las dos parroquias son muy extensas, pero mirado con los ojos de la misión… ¡es grandioso! ¡60 misioneros en el corazón de Tanzania!
Cuando terminamos las misiones nos juntamos todos para hacer una misa de acción de gracias a la Virgen de Luján, por los frutos de las misiones. Pero también para pedirle a ella que con su manto proteja a todas las almas que se han acercado a su Hijo en estos días. Luego de la misa tuvimos los merecidos festejos, y la alegría era indescriptible. Los misioneros podemos percibir cómo se van dando cambio en las aldeas, y hemos podido ver también como muchas veces el diablo busca arruinar la obra de las misiones… pero es otro signo de su impotencia. La pequeña semilla del evangelio es plantada en las misiones y va creciendo hasta transformarse en un gran árbol. La luz de Cristo brilla más poderosamente en medio de las tinieblas del paganismo, y mucha gente viene a Cristo atraída por su luz bondadosa.
Agradezco de corazón a todos los sacerdotes, las hermanas, los religiosos, las aspirantes, los jóvenes por su gran espíritu de sacrificio en estos días… verdaderamente heroicos en su espíritu misionero, estando dispuestos a cansarse, agotarse, dormir mal, comer mal, caminar bajo el sol, no tener las comodidades de una casa o de un baño, y siempre estar disponibles para cualquier trabajo.
¡Firmes en la brecha!
¡Viva la misión y viva la Congre!
P. Diego Cano, IVE
2 Comentarios
  1. Diana Tamola Dice

    Excelente. Me conmueve lo que han podido hacer en nombre del Señor sembrado Cielo en un mundo que cae barranca abajo porque niega a su Creador y reniega de Él. Muchas bendiciones

  2. Carolina Dice

    Gloria a Dios por semejante misión, El los bendice y Mamita María los protege. Llevar la palabra de Dios y que cada uno lo reciba con amor es hermoso. Leer cada paso y cada día me llena de alegría, en medio de una crisis sanitaria.Son frutos de Dios es claro. Y la respuesta de pueblo me imagino rezando todos juntos que emoción. Dios los bendiga y sigan llevando

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.