De cómo debemos juzgar de la grandeza de San José

MES DE SAN JOSÉ - 7

0 2.231

San José fue el primer adorador, el primer religioso; sin duda él no adoró a Nuestro Señor en su forma eucarística, ni tuvo la dicha de comulgar; pero poseía y adoraba a Jesucristo bajo la forma humana.

San José conoció mejor y más profundamente a Nuestro Señor que todos los santos juntos; él no vivió sino para nuestro Señor Jesucristo. He ahí su gloria particular, el carácter propio de su santidad: en eso cabalmente debe ser nuestro modelo y eso es precisamente lo que constituye su incomparable grandeza.

Bien se yo que su vida es poco conocida y reviste poca gloria exterior, mas, ¿por qué hemos de juzgar de la grandeza de los santos por la gloria y el brillo que rodea su misión y su vida? Dios glorifica a sus santos en el cielo: nosotros quisiéramos que los glorificase ya aquí abajo; nos parecemos en esto a los judíos que querían un Mesías glorioso. Cuando consideramos a algún santo, nos detenemos en su gloria exterior; le erigimos un trono al lado de Nuestro Señor: nos preocupa la glorificación del hombre. Bueno es, sin duda, exaltar los dones de Dios en sus santos; pero hay en eso un secreto pensamiento de comparación, un poco de egoísmo, un cierto deseo que se desliza en nosotros, para llevarnos a servir al Señor con la mira de llegar a ser, a nuestra vez, grandes y gloriosos; es una raíz del hombre viejo que aspira siempre a ser algo, aun en el servicio de Dios.

Es preciso juzgar de los santos en Jesucristo; para juzgar de la excelencia de un santo, observad su grado de transformación en Jesucristo; haciendo así, lo colocamos en su centro y en su fin, volvemos el rayo al sol que lo envía; no nos limitamos entonces a glorificar tan sólo al hombre o los dones de Dios, sino que glorificamos a Jesucristo mismo, autor de toda santidad; puesto que no tanto viven de Jesucristo los santos, como vive en ellos Jesucristo, según el decir de San Pablo: “’Ya no soy yo quien vive, sino Jesucristo que vive en mí”.

Al admirar cuánto se aproximó San José a Nuestro Señor y cuán perfectamente se transformó en Él, comprenderemos su verdadera grandeza; su verdadera santidad.

Ésta será nuestra ocupación durante todo el mes; consideraremos cada día en particular una de las gracias de San José y encontraremos en él el adorador más perfecto, enteramente consagrado a Jesús, trabajando siempre cerca de Jesús, teniendo a Jesús por fin de sus virtudes y de su vida: en esto debe ser nuestro modelo y debe nuestra vida inspirarse en la suya.

Aspiración. San José, de quien puede decirse que ya no vivíais, sino que vivía Jesús plenamente en vos, rogad por nosotros.

Treintena

Oración y Letanías

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: