María nos muestra su Hijo Jesús (Del Libro Imitación De María)

Novena de la “Asunción de María Santísima en cuerpo y alma al Cielo” – día séptimo

0 1.550

El hijo. Regocíjate hoy, Santa María, porque das a luz los gozos de la nueva alianza; regocíjate, Madre Intacta, porque continúa tu virginidad florecida de gloria; regocíjate, Madre Virgen, porque fuiste preservada de la maldición y del oprobio de las mujeres.

Puedes con justicia regocijarte en Jesús, tu Salvador, porque le brindas calor en tu seno y depositas con tus manos en el pesebre a aquel que los cielos no pueden contener.

Con justicia adoras al que nació de ti en el tiempo, pero que como bien sabes, por encima de ti tiene a Dios como Padre.

Con justicia le proporcionas los cuidados maternos, y dado que por su gracia llegaste a ser tan sublime y celestial, tu espíritu se regocija por encima de todas las cosas.

Que te alaben el cielo y la tierra, que toda su belleza te exprese su agradecimiento. Que mi alma te alabe, carísima Señora, que lo más íntimo de mi ser se regocije por completo delante de ti con suma reverencia. La lengua no es capaz de cantar tus alabanzas, ni la mente de meditar tus grandezas. Por eso, me arrodillo humildemente ante ti, oh María, Gran Madre de Dios. Acoge mis plegarias y escucha con maternal afecto los deseos de mi corazón.

Mi alma desea ver a Jesús, porque sé que él es mi bien. Muéstrame el tesoro escondido que reservadamente guardas junto a ti.

Yo creo que Jesús es el Hijo unigénito de Dios y el primogénito de tu fecunda virginidad. Confieso que es mi Dios, mi Creador y Redentor, que nació por mi salvación. A él le ruego, por tu medio, poderlo ver y adorar con reverencia. Tú lo envolviste en pañales, por lo cual no es fácil para los extraños verlo y reconocerlo. Por eso, ¿quién podría observarlo, si tú no te digna ras mostrarlo? En efecto, sólo por tu medio tenemos acceso al Hijo y por medio del Hijo al Padre.

Muéstrame, pues, a Jesús, y ya no necesito ver ninguna otra cosa. No pido ni deseo otro aliciente fuera de Jesús, tu Hijo, mi refugio particular, tu único gozo.

Oh mi Señora, Santa María, ardo en deseos de ver a Jesús, a quien tú amas antes de todo y por encima de las demás cosas. Mi corazón desea a Jesús, mi afecto invoca a Jesús.

La Madre. Si quieres ver a Jesús, debes tener ojos puros y límpidos; debes comportarte con devoción y humildad en todas tus cosas; debes renunciar a todas las realidades terrenales y despreciarte a ti mismo.

El hijo. Amadísima María, yo sé que soy muy impuro y del todo indigno de ver a tu Hijo. Pero no puedo en absoluto permanecer callado, porque me siento impulsado por la gran inclinación a manifestar mi deseo. Yo sé que a Jesús le agrada ser rogado, y también sé que a ti te agrada ayudar al que ruega: por eso, no puedo fácilmente dejar de rogar…

Imitación de María (siguiendo los escritos del beato Tomás de Kempis).

Libro III , AMAR A MARÍA, Capítulo  VI

Comentarios
Loading...
A %d blogueros les gusta esto: