Rezar con San Ignacio – día sexto

0 2.610

Video de su vida: (6 de 9)

Rezar con San Ignacio: 

Subamos al cielo como en un rapto de admiración a ver que piensa Dios del estado del hombre en el pecado.

Dios no lanza un rayo que destruya la tierra como aquel que sumergió en el infierno a los Ángeles prevaricadores. Dios no baja a ir a destruir al mundo con una espada de fuego, cómo bajo al paraíso cuando pecaron nuestros primeros padres. Dios no vuelve la cabeza de asco, dejando que el mundo ruede a su perdición.

Dios contempla el mundo con ojos de misericordia amorosa, con amor más tierno que en la primera creación.
La santísima Trinidad pronuncia una frase inefable: «hagamos redención del género humano».

Figuremos un diálogo entre las  divinas personas:

Hijo: – ¿Les perdonamos Padre?

Padre: – No. La redención ha de ser, no de sola misericordia, sino también y principalmente de justicia. La deuda es infinita; páguese primero esta deuda y entonces la justicia se abrazará con la misericordia. El precio infinito solo lo tiene Dios; el precio de justicia ha de pagarlo el que lo debe, qué es el hombre. Han de juntarse estos dos extremos para que sea posible el pago. Que Dios se haga hombre y pagué por sus hermanos.

Hijo: – Padre envíame. Esta obra divina entre todas las divinas me toca a mí. Soy Hijo vuestro, son hijos vuestros aquellos pobres mortales: seamos hermanos en la carne y que pueda yo presentaros al mundo redimido.

CONOCIMIENTO INTERNO

Señora nuestra, alcanzame de tu Hijo y Señor
el que sienta interno conocimiento de mis pecados
y aborrecimientos de ellos
que sienta el desorden de mis operaciones
para que aborreciendo ese desorden me enmiende y ordene
y conocimiento del mundo
para que aborreciendo me aparte de las cosas mundanas y vanas.
y conocimiento interno del Señor
que por mí se ha hecho hombre,
para que más le ame y le siga.

Comentarios
Loading...
A %d blogueros les gusta esto: